¡Un peo de comunicación alienante...!


Muchos ya han dicho que la finalidad de la comunicación es afectar e influir. Sin embargo, estas consideraciones nos están demostrando que el hombre, en la mayoría de los casos, ‘no sabe bien cuál es el propósito o “lo olvida”. Esto no significa que haya un solo propósito adecuado y que el emisor debería tener conciencia de él. Lo que esto implica es que hay un propósito al comunicarse, pero que a menudo no somos conscientes de él cuando actuamos. Difícilmente podemos dejar de comunicarnos, seamos o no conscientes del propósito que nos llevó a ello. Desde la infancia hemos aprendido y dedicado las técnicas verbales y no verbales para poder lograr afectar o manipular el medio que nos rodea. Estos patrones de conducta se fijan de tal modo, se hacen tan habituales, que a menudo no nos damos cuenta de cuán frecuentemente tratamos de manejar las cosas. En realidad, nuestro sistema de valores puede llegar a desarrollarse de tal manera que no nos guste admitir que somos manipuladores, ni aún en el sentido en que hemos estado utilizando el término. Todo lo que se sugiere aquí es que necesitamos concentrar nuestra atención en analizar el propósito, de manera que podamos controlar nuestra conducta frente a éste para determinar si nos comportamos de manera efectiva.

Mi peo:

Traigo a colación este tema porque me siento preocupado por la manera de denotar mis angustias, dudas y prejuicios a una sociedad ensimismada. A veces pienso que el entender de la sociedad abarca más que una sola conjetura de angustia y persigue con agresión a las víctimas más acérrimas. Dando motivo, no obstante, de escapar del espectro social y salvaguardarse a las expectativas de un futuro incierto. Todo esto lo voy manejando en el tercermundismo venezolano, que es solapad frágilmente por la política latina que intenta recluirse de ma;as corrupta para seducir sus pecados y ser atrapado sin juzgado. La voz de la sociedad calla con ignorancia esas protestas por la mala utilización de los medios masivos y prefieren castrarse a ver novelas con peripecias predecibles y sin valor educativo, adoptando esas conductas enmarcada en un simple hecho de carácter sublime y superficial. Al menos ando salvado por el arte y la cultura porque es lo único que nos quedará cuando se pase la factura y te pidan cuentas en un magistrado irreal, que cautivó tus días por mucho tiempo, pero que no se adapta la realidad congénita de tú alienación. Libérate y sé intransigente o libérate e instruye tú mente.

Alieno:

Esto demuestra que en estos tiempos de globalización la comunicación como medio de adiestramiento, persuasión y manipulación cumple la función de controlar a las masas más desinformadas, con democratización de la información, de lo que realmente es el naturalismo de la vida. Las nuevas tecnologías, el internet, la publicidad, la moda, la música, los estereotipos, la homosexualidad, los distintos tipos de géneros y vanguardia como medio de entendimiento del arte (de cualquier tendencia, alejándolo un poco del capitalismo tardío de la posmodernidad), es lo que realmente debe predominar con razonamientos válido para que el hombre se eleve al nivel de “super-hombre” (Nietchz)

“La comunicación depende nuestra habilidad para entendernos unos a otros. A pesar de que nuestra comunicación puede ser ambigua. Por eso, la comunicación efectiva es a menudo penosa”. West y Turner.

Yo ando alienado, tú andas alienado, él anda alienado, ella anda alienado.
¡Aliénate! ¿Es la salida?
Quizás...

1 comentarios:

Ninoska Melián dijo...

La alienacion no es una salida, es un hecho que sin saberlo es manejado por los sistemas de poder que intentan dictar con argumentos enmascarados la realidad del asunto o de sus intereses. La religion, la politica, la economia, los medios de comunicacion, lo que hacen es dictar una realidad desde su punto de vista, pero nunca de maneja objetiva, y mucho menos destinada a LA Sociedad, es decir, no estan por y para ella, estan para el cumplimiento de sus propios intereses.

El arte se ha convertido en la salida para convertirse en detractor de estas realidades paralelas de bombandeos ideologicos que intentan y logran masificar a las personas, dejandolo mentalmente frivolos, irracionales, superfluos y criticos de valores morales y eticos apañados con la pestilencia de los consejeros "morales" que suelen aparecer.

El arte honesto, no comercializado, es la libertad de los seres que en su angustian esperan ser libres de estos enmascarados "amigos".

Muy bueno el tema. Yo tambien ando en esa busqueda de liberacion. :)

Ninoska Melian

Publicar un comentario