¡Felipe!

De vida a muerte alucinante.


Hablando con los ángeles, me di cuenta de que tengo miedo que mi futuro se quede sin pasado y mi pasado no tenga futuro. Todo esta mescolanza de incomprensión, surgió de una breve estocada que me di con los espirituales de Dios y salvadores de la tierra, porque tienden a visitarme en mis aposentos. Creo que no tienen otra cosa que hacer que invitarme a su ceremonia, poniendo de excusa a La Parca para que me guíe, pero siempre rechazo tan vil invitación. En estos días me he sentido un poco trémulo y des-variante por este terrible infortunio llamado vida, deseando la inconsciencia total de la muerte y solicitando considerar no orar, si no gritar. Pero... como todo es un capricho para que tú me leas y comprendas, os dejo aquí una pequeña conversa que tuve con incrédulo angelito que salvaguardó mis ideales y los destruí con una imprescriptible evasión.

Y empieza...

- Yo: La muerte es simplemente la inconciencia de los desvalidos. La muerte ciega. La muerte es vida. La muerte te persigue del carma y calma.

- Él: Tengo una concepción totalmente judeo-cristiana de la vida y de la muerte. No creo en los karmas, ni creo que la muerte calme nada, porque no es el final. Solo el abandono de la forma corpórea de la vida. Es espíritu es inmortal. La muerte sólo calma a los que quedan vivos

- Yo: Bueno, yo tengo una concepción realista y naturalista de la vida que va más allá de la empiria. La vida y la muerte es simplemente un ocio de "Dios", para justificar una creencia. luego esa creencia devastará a la raza humana. Todo se ha cumplido.

- Él: Creo que es la segunda vez que te lo digo: debes leer a Descartes. "El discurso del Método"El llega a la conclusión de la existencia necesaria de Dios por la vía del razonamiento intelectual. Sin acudir a argumentos místicos ni sobrenaturales: pura razón

- Yo: Razonamientos inválidos.

- Él: Aunque luego Kant, sin atacarlo abiertamente, trata de controvertirlo en su "Crítica de la razón pura", que le abre la puerta a Nietzsche para decir "dios ha muerto", crear la teoría del "superhombre", y dar paso al ideal nazi de la raza pura y sus horrores. Nunca un razonamiento es inválido. Puede llegar a conclusiones erradas si parte d premisas falsas, pero todo razonamiento es válido. Por eso falla la dialéctica marxista: ataca el razonamiento y no la premisa inicial

- Yo: Bueno, es mejor que hablemos de penes extra largos.

- Él: Yours??? Jajajajaj O el de John Holmes?

- Yo: Acabas de destruir todo ese discurso "imaginario" de ideas realistas. Jejejeje...

- Él: Tú propusiste el tema: eres el Federico Nietzsche que le abrio la puerta a los horrores del "penismo", Jajajaja...

- Yo: Prorobaba razonamientos. Pero es tú principal motivo.

- Él: ¿Cuál?,l ¿el razonamiento? Efectivamente: soy totalmente racional. Es mi principal defecto. Hay quien dice que carezco de sentimientos (incluso en la realeza de Dios algunos opinan así) aunque no sea verdad

- Yo: ¡Qué complejidad! pero no era a eso a lo que me refería. Mejor hablemos de carencias. De cualquier tipo.

- Él: La peor de las carencias es la de las ideas. Lamentablemente es la más extendida... la mayor parte de la gente se conforma con repetir las ideas de otros

- Yo: La peor carencia: la falta de comprensión. La mayor parte de la gente se conforma con repetir lo que dice un ente.

- Él: Esa es una carencia de la que sufren los que si tienen ideas. Los demás no los comprenden justamente porque son capaces de pensar de manera autónoma, y es una carencia que se sufre hasta que se alcanza un cierto grado de "éxito" que te permite expresar tus ideas y que los demás las acojan por el simple hecho de provenir de ti; es lo que se llama: el "argumento de autoridad"

- Yo: Tú discurso es un poco discriminatorio. Te veré en la vida paupérrima.

- Él: Yo soy profundamente discriminatorio, intelectualmente discriminatorio

- Yo: Sólo el "éxito" lo logra una élite pudiente.

- Él: No es verdad ... hay innumerables ejemplos de éxito en gente que proviene de estratos desfavorecidos. Nelson Mandela me viene de primero a la cabeza; es una referencia MUNDIAL
y viene de la mayor pobreza

- Yo: ¿A qué quieres llegar? ¿A hacerme pensar como tú con esos "argumentos de autoridad"?
Jejejeje... Eso es como proselitismo cultural, religioso e ideológico. Jejejeje...

- Yo: Jaja .. no ... en realidad no quiero hacerte pensar de ninguna manera distinta a la tuya, porque me gusta tu manera de pensar. Creo que estás estupéndamente encaminado en la vida para alcanzar el éxito. Si alguna pretensión tuviese (que no la hay) sería simplemente la de que oigas un punto de vista distinto, sin que ello implique ni aceptación ni mucho menos comunión de ideas. Creo que el valor de las ideas distintas es ser una invitación a discurrir .. reflexionar ... y sobre todo el enorme ejercicio de humildad que implica la aceptación de los demás como seres humanos pensantes. Sobre todo para alguien tan intelectualmente soberbio como soy yo ....

- Yo: Pero llevas un motivo cargado... aparte de reflejar egocentrismo en ese último comentario.
Ja! Pero leyendo todo lo que has escrito... hay una connotación latente a la que te aferras.

- Él: ¿Cuál?

- Yo: Una ideología o doctrina que quiere ejecutar. Esta: "amar a Dios por sobre todas las cosas"
Por Dios! Gracias a Dios, no creo en Dios. Se acabó el tema. Voy a dormir. ¡Vete!

- Él: Jaja .. yo también.

- Yo: Vamos a terminar cayéndonos a coñazos ideológicos y pegan más duro que un coñazo en el miembro.

- Él: Yo predije desde el primer dia que eso pasaría y me alegra. Detesto los cerebros muertos que tengo que proteger... aunque quede coñaceado por ti, jajajaja

- Yo: No lo creo...

- Él: ¿Qué no crees?

- Yo: tengo unos hematomas ostentantes. Jajajaja...

- Él: Jajajaja

- Yo: A mi si me dolió, pero soy lo bastante intelectualmente soberbio como tú. Bueno, entonces te mando unas "curitas de árnica intelectual"

- Él: Jajajaja...

- Yo: Jajajaja... Oye, en la próxima entrada, después de cualquier cosa bizarra que escribiré, te incluiré en mi blog. Fuiste fuente de inspiración. Estuve grabando toda la conversación. La gente no me va a creer que hablo con ángeles y esta será la prueba fehaciente de tus elocuencias conmigo.

- Él: Jaja .. que honor, pero no le digas a Dios.

- Yo: Dios no lee mi blog. No te preocupes.

- Él: De verdad me siento halagadísimo.

Y cuando menos me lo esperaba, desapareció como un leve sombrío atrapado por la incandescente luz... y que tristeza.

¡Un peo de comunicación alienante...!


Muchos ya han dicho que la finalidad de la comunicación es afectar e influir. Sin embargo, estas consideraciones nos están demostrando que el hombre, en la mayoría de los casos, ‘no sabe bien cuál es el propósito o “lo olvida”. Esto no significa que haya un solo propósito adecuado y que el emisor debería tener conciencia de él. Lo que esto implica es que hay un propósito al comunicarse, pero que a menudo no somos conscientes de él cuando actuamos. Difícilmente podemos dejar de comunicarnos, seamos o no conscientes del propósito que nos llevó a ello. Desde la infancia hemos aprendido y dedicado las técnicas verbales y no verbales para poder lograr afectar o manipular el medio que nos rodea. Estos patrones de conducta se fijan de tal modo, se hacen tan habituales, que a menudo no nos damos cuenta de cuán frecuentemente tratamos de manejar las cosas. En realidad, nuestro sistema de valores puede llegar a desarrollarse de tal manera que no nos guste admitir que somos manipuladores, ni aún en el sentido en que hemos estado utilizando el término. Todo lo que se sugiere aquí es que necesitamos concentrar nuestra atención en analizar el propósito, de manera que podamos controlar nuestra conducta frente a éste para determinar si nos comportamos de manera efectiva.

Mi peo:

Traigo a colación este tema porque me siento preocupado por la manera de denotar mis angustias, dudas y prejuicios a una sociedad ensimismada. A veces pienso que el entender de la sociedad abarca más que una sola conjetura de angustia y persigue con agresión a las víctimas más acérrimas. Dando motivo, no obstante, de escapar del espectro social y salvaguardarse a las expectativas de un futuro incierto. Todo esto lo voy manejando en el tercermundismo venezolano, que es solapad frágilmente por la política latina que intenta recluirse de ma;as corrupta para seducir sus pecados y ser atrapado sin juzgado. La voz de la sociedad calla con ignorancia esas protestas por la mala utilización de los medios masivos y prefieren castrarse a ver novelas con peripecias predecibles y sin valor educativo, adoptando esas conductas enmarcada en un simple hecho de carácter sublime y superficial. Al menos ando salvado por el arte y la cultura porque es lo único que nos quedará cuando se pase la factura y te pidan cuentas en un magistrado irreal, que cautivó tus días por mucho tiempo, pero que no se adapta la realidad congénita de tú alienación. Libérate y sé intransigente o libérate e instruye tú mente.

Alieno:

Esto demuestra que en estos tiempos de globalización la comunicación como medio de adiestramiento, persuasión y manipulación cumple la función de controlar a las masas más desinformadas, con democratización de la información, de lo que realmente es el naturalismo de la vida. Las nuevas tecnologías, el internet, la publicidad, la moda, la música, los estereotipos, la homosexualidad, los distintos tipos de géneros y vanguardia como medio de entendimiento del arte (de cualquier tendencia, alejándolo un poco del capitalismo tardío de la posmodernidad), es lo que realmente debe predominar con razonamientos válido para que el hombre se eleve al nivel de “super-hombre” (Nietchz)

“La comunicación depende nuestra habilidad para entendernos unos a otros. A pesar de que nuestra comunicación puede ser ambigua. Por eso, la comunicación efectiva es a menudo penosa”. West y Turner.

Yo ando alienado, tú andas alienado, él anda alienado, ella anda alienado.
¡Aliénate! ¿Es la salida?
Quizás...

Epopeya del Guaire por William Osuna





William Osuna: Caracas, Venezuela, 1948. Poeta, editor, docente. Dirigió el taller de poesía del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Celarg (1981), y el taller de poesía de la Casa de la Cultura de Maracay (1982). Coordinó el plan de alfabetización del Barrio Los Erasos (1985). Impartió cátedra de poesía en la Universidad Metropolitana, Dirección de cultura (1991-1995). Obtuvo, entre otros, los premios: IV Bienal José Antonio Ramos sucre (1976), Manuel Díaz Rodríguez (1982), Ciudad de Caracas (1983). Ha publicado: Estos 81, 1978; Mas si yo fuera un poeta, un buen poeta, 1978; Antología de la mala calle, 1990, 1994, 2002; San José Blues + Epopeya del Guaire y otros poemas, 2003. Es editor de las RevistasEn el camino y A plena voz. Realizó un pequeño parágrafo y tributo al Guaire y tuve la libertad de publicarlo en mi Blog como pretensión de vinculación para tal oloroso riachuelo. Ja!

"El río Guaire tiene malos modales, cuando va
en los autobuses nunca le cede el puesto
a las parturientas, se sienta primero que las
damas, en los entierros grita más alto que
las viudas, dice impertinencias del muerto, cuentos de
los otros ríos.

A mí que no me nombre, dice el
Orinoco, no fue grumete en La Invencible ni
pudo unir sus aguas a los siete mares de China.
Los indios lo taparon con concha de totuma
para que los españoles no se lo bebieran.
No se parece a los ríos de don Jorge Manrique.
La mar océano no lo soporta; respecto a
él filosofa como un sabio chino: “Un río que no sabe morir es un golfo”

¿Quién lo maleó?

No lleva doblón, ni sencillo, ni baúl de
pirata en sus dominios.
Tampoco rabo de tigre, tiene la carne peluda.

No trabaja, no canta.
Se monta en un perol de leche o
sobre el capó de un carro a mirar
los colores de la ciudad: es un río
que contempla, no para que lo contemplen.
Tan pobre: si la luna de los amantes
se atreviera a conversar con él ningún puente
la aceptaría; que no le vaya a pelar
los ojos a la laguna negra, el poeta
Acevedo sería capaz de encerrarlo en un soneto.

Bronca de ríos y que hermanos. No me
meto en esos líos familiares. Así me
enseñaron en la escuela. No es mi problema.

Por el camino que da a la selva,
donde se gesta un remolino de caimanes;
y el árbol de caucho brilla como un
estuche de precioso bisturí, Andrés Mejía le fue
a meter chirimbolos del Guaire al Magdalena:
el Magdalena tan reilón con sus dientes de
oro y muelas de esmeralda lo dejó beber
ron durante tres días. No le paró.
Lo emborrachó, le silbó una cumbia, un bambuco.
Y así se lo envió al Motatán, metido en
un guacal de manzanas para la casa de
Hermes Vargas. Cuentos de Andrés. Más sabe Andrés
por Andrés que el Magdalena y sus pedrerías.
La flor fétida, el aceite de las refinerías, la
garcita urbana y una nevera desportillada
son cifras que acompañan. En algunos casos el
sol es un golpe de espuelas contra las
aguas revueltas.

El río Guaire es mi amigo. Yo le
pido la bendición. Él es como un burrito
indómito que atraviesa la ciudad cargado de botellas vacías:
ningún río de las Francias y de las
Alemanias se le compara. Está enamorado de la
quebrada de Catuche. Qué amores
Intercambian bacinillas detrás de los estacionamientos, si los vieran.
El Dumbo Márquez no lo quiere: su Harley Davidson
se ahogó en sus aguas. Yo sí lo
quiero, no es como el Orinoco que se
alimenta de músicos; se tragó toda una orquesta,
y las cartas de amor de Argenis Daza Guevara;
y si no quería cantar y amar, ¿por qué lo hizo?
Qué desperdicio. Tan pedante.

En mi infancia yo quería al Orinoco.
En ese cruce había un araguaney, donde se
enlazaban los gatos, que lo miraban a uno
con sus ojos de oro. El viento corría
por ahí: hablaba como duro cartón. Bajaba gruesa
neblina por La Puerta de Caracas. Todos los
autobuses pasaban de largo y se metían al cine.

Mi infancia que tenía más colores que los
de un poeta de provincia en su provincia,
no distinguía las aguas, todas eran iguales."

Acércate al río y huele su esencia. Ja!